Retiradas

Hay quien se retira de la política (expresión que siempre me ha parecido simplista) sin haber llegado realmente a ella, como quien abandona el atletismo por no verse con fuerzas tras los primeros cien metros de su primera maratón. Son retiradas irrelevantes, no comparables a la de un corredor que se dosifica prescindiendo de una competición o a la del que al dictado de leyes naturales decide dejar atrás un historial respetable de metas alcanzadas.

En política hay que saber diferenciar entre una retirada «de la» política y una «retirada política», entre dimitir y poner «el cargo» a disposición de quien sea.

Una retirada de la política es la renuncia a seguir compitiendo por la representación desde el interior de un partido, no a defender unas ideas e incluso a un partido por otros medios.

Una retirada política no es eso, y tampoco es una dimisión; aunque hay dimisiones que son retiradas «de facto», y viceversa. Vale.

En política hay dos formas de lidiar con el fantasma del fracaso: la de quien dimite porque no quiere corregirse y la de quien se corrige porque no quiere dimitir. Ambas son malas y ninguna se puede repetir demasiadas veces.

Emilia Esteban, en Ponferrada, se ha retirado de la política. Es una consecuencia de su idea velocista de la política.

En Castilla y León, Pablo Fernández, debería de dimitir. Su mala gestión interna, su percepción casera de la barricada, y mediofondista de la resistencia, no sólo ha vaciado de significado un considerable esfuerzo parlamentario, sino que ha dejado a la escasa representación de su grupo en los ayuntamientos tendiendo manos y sin nada con qué negociar.

En España…

Buscar

Sujeto

Sujeto De Letras es un blog escrito por Juan Carlos Suñén.

Navegación

Ir al año…
2005 (11) 2006 (39) 2007 (56) 2008 (28) 2009 (17) 2010 (31) 2011 (67) 2012 (61) 2013 (40) 2014 (18) 2015 (12) 2016 (37) 2017 (20) 2018 (22) 2019 (10)