Lo que queda del día

Hace años que un servidor, anticipándose a la actual tendencia de otros mamíferos salvajes, vive más de noche que de día para evitar cruzarse con los seres humanos; pero con este lío de derribar la casa y levantarla de nuevo se ha visto forzosamente expuesto al mundo durante el tiempo suficiente como para verificar que… [+]

Una parte de mi cabeza

No se me ocurriría, ni por asomo, interrumpir al aguerrido viajero que, durante la sobremesa, describe a los comensales la belleza sobrecogedora de las auroras que pudo contemplar en Tierra del Rey Jorge hace media docena de otoños, pero una parte de mi cabeza es incapaz de representarse su descripción sin experimentar una punzada de… [+]

Propina

A España le costó más muertos su transición que a Portugal su revolución. Pero así somos los buenos perdedores: pagamos por todos y dejamos propina. Quiero comenzar diciendo esto porque estoy empezando a sentirme muy cansado de reinterpretaciones de un pasado que (si fuésemos críticos, realmente libres, curiosos) dista mucho de ser perfecto, y porque… [+]

Derecho a ser borgoñés

He oído (imagino que como refuerzo del argumentario que estos días parecen seguir tantos medios de comunicación) que la noche del pasado 30 de septiembre la televisión catalana echaba El patriota, de Roland Emmerich (lo que dice más sobre su mediocre gusto que sobre su pretendido maquiavelismo) y me he acordado de una una vieja… [+]

El gato de Cassandra

Creo que es en el primer libro de Juan Benet (¿y, por cierto, mi ejemplar de Nunca llegarás a nada?, ¿en qué momento desapareció de mi biblioteca?) donde se cuenta la historia de un alto mando militar que, al morir de un ataque mientras hacía sus necesidades, en casa, ya jubilado (si procede hablar de… [+]